Los recortes aumentan las posibilidades de que los profesionales sufran agresiones

22 marzo 2012

Con motivo del Día Nacional Contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, el Sindicato de Enfermería, SATSE, ha rechazado cualquier agresión hacia los profesionales sanitarios, y ha advertido que la probabilidad de que ocurran este tipo de incidentes es mayor si la calidad de la atención que se ofrece al paciente disminuye por los recortes que se están produciendo en la sanidad pública. • Canarias es la comunidad autónoma donde más agresiones sufren las enfermeras de Atención Primaria

El Sindicato de Enfermería también ha pedido una mayor implicación, tanto de las administraciones sanitarias como de los propios profesionales, para que se produzcan el menor número posible de ellas. En este sentido, manifiesta que, mientras sigan produciéndose este tipo de situaciones, se continuará demandando una mayor sensibilidad a la sociedad e insistiendo ante los poderes públicos para que se castiguen penalmente las agresiones. De igual manera, SATSE  pide a los profesionales que denuncien cualquier incidente que les haya ocurrido.
Para SATSE, una de las consecuencias de los recortes que están imponiendo las administraciones sanitarias es una menor calidad en la atención al paciente, más esperas y menos recursos, lo que puede conllevar mayores niveles de ansiedad y que éste o algún familiar protagonice un altercado con los profesionales sanitarios, especialmente las enfermeras, al ser las más cercanas a ellos.
Canarias es la comunidad autónoma donde más agresiones sufren los enfermeros de Atención Primaria. En el último año, el 34 por ciento de los enfermeros que trabajan en centros de salud del archipiélago reconoce haber recibido algún tipo de amenaza por parte de algún paciente o familiar. (Fuente: Semergen). Sobre este tema, el Secretario Autonómico de Acción Sindical de SATSE Canarias, Leopoldo Cejas-Fuentes, señala que estas cifras podrían ser mayores, “puesto que muchos enfermeros no llegan a denunciar las agresiones que sufren, en especial las verbales”.
Para SATSE, no se puede culpabilizar del mal funcionamiento de un determinado  servicio a los profesionales, que también están sufriendo de manera continua las deficiencias y problemas de la sanidad pública. Sobre todo, cuando un paciente cree que el profesional que le atiende no responde a sus expectativas, se recurre al insulto.
Respecto a los hospitales, Cejas-Fuentes, afirma que el número de agresiones es  menor salvo en Urgencias, donde el tiempo de espera o la posible falta de información puede generar conflictos.